Batman: sus villanos o el triunfo de los viejos discursos en la sociedad moderna

Por: Yareli Baas

La trilogía de Batman de Christopher Nolan llega a su fin con The dark knight rises, pretexto perfecto para analizar cuáles fueron los males contra los que combatió este súper héroe de ciudad Gótica; representación de una sociedad cada vez más cercana a los modelos de las grandes ciudades moderna del mundo y, si en realidad hay innovación en la propuesta que se nos presenta. Ra’s Al Ghul, The Joker, Bane, y la corrupción en cualquiera de sus manifestaciones son el punto de partida para que también los discursos que los conforman se batan a duelo por la atención del mejor premio: nuestras mentes.

I
Batman begins: Ra’s Al Ghul y el discurso del miedo


Ésta sea probablemente la cinta de la saga que más pesada se torna, no necesariamente en un sentido negativo sino por su carga de información, debido a la necesidad de mostrar el génesis de Batman; su transformación de hombre ordinario a súper héroe. Pero pese a ello, el discurso del miedo es interesante ya que será retomado y transfigurado en la última entrega de la trilogía: The dark night rises.

Ra’s Al Ghul, a mi modo de ver, no es un villano sino un antihéroe desde una crítica externa, ya que sus intenciones de destruir ciudad Gótica no son personales ni motivadas desde la víscera. Sus acciones van encaminadas a cumplir con un ideal: la destrucción del sistema moderno de una ciudad en decadencia por medio de la economía y posteriormente con la aniquilación de sus habitantes, que es cuestionable, sí, desde una postura políticamente correcta, línea que sigue un héroe prototípico. Sin embargo, la moral de Ra’s Al Ghul marca la diferencia con respecto a otros personajes motivados por intereses personales, casi siempre el dinero, como ocurre con el mafioso Carmine Falcone o el Dr. Jonathan Crane. Esta misma diferencia se hace manifiesta en The dark knight con The Joker del cual hablaré más adelante.

En la película existen dos niveles del miedo: uno superficial representado por la figura del murciélago –que deriva en el surgimiento de Batman– y uno interno que se mezcla con la ira de un recuerdo no superado –que define socialmente la imagen de Bruce Wayne: el huérfano millonario y solo–, ambos intrínsecos a la psique del personaje, éstos niveles se complementan sin tocarse en la figura del héroe de Nolan. Batman vence su miedo y sale transformado; atraviesa por una suerte de metamorfosis entre el animal y una figura anónima que pretende funcionar como reivindicación de las emociones de Bruce Wayne y al mismo tiempo hacer las veces de mercenario del pasado a costa del presente.

Aún cuando muchos creen ver en Batman un anti héroe, no lo es, ya que sus acciones son definidas por su tragedia, incluso cuando su miedo ha sido superado, su lado oscuro sólo es una forma adoptada por las necesidades del héroe moderno, sus convicciones son tan fuertes como las de Ra’s Al ghul, pero siguen siendo tradicionales. La propuesta de héroe planteada por Christopher Nolan es meramente estética, Christian Bale encaja porque, como muchos recordarán, ha quedado estigmatizado como un playboy debido a su interpretación en American Psycho, es perfecto como la máscara social de Bruce Wayne, pero no para la parte que debe ser cubierta para Batman. Por lo mismo, es difícil asociarlo con un antihéroe como los que muestra otra cinta contemporánea: Watchmen.

Ra’s Al Ghul es el símbolo de la radicalización en un estado puro en donde la sacrificio va más allá de la moralidad, este rasgo, lo hace más complejo que el Batman atormentado, pero a fin de cuentas plano. Batman nada tiene que ver con Bruce Wayne, pero se funden; las obsesiones de uno se potencian en el otro. Ras Al Ghul es un hombre de acción, violento, también lleno de obsesiones, con la diferencia de no hacerlas evidentes ni dejar que las mismas interfieran con esa pureza que se aproxima al idealismo de cualquier revolucionario, lo miro y me es imposible no asociar su espíritu con un personaje del cine clásico: Pasha, el alter ego de Stalin creado por el novelista ruso Boris Pasternak en Dr. Zhivago, posteriormente adaptada al cine.

Por otro lado el espantapájaros, quien sí es un villano, sirve de puente para llegar a Batman, es un títere, no hay fuerza en él, su poder se desprende de recursos externos (el alucinógeno), jamás de su ingenio o inteligencia aunque quiera proyectarse esa imagen y resulta un personaje pivote. El Batman de Nolan no innova con respecto a otros súper héroes, es símbolo de la esperanza y posibilidad de cambio, pero sí innova en cuanto a construcción de atmósfera ofreciendo una película con un nivel de realismo que no habían mostrado otras películas del corte como Spiderman, The Avengers, o los ya mencionados Watchmen.

II
Batman The dark knight: La segunda historia

The Joker y La construcción del discurso como crítica social

Esta película se sale del esquema de la saga, es una historia aparte. No hay un concepto que plantee un discurso constante (como sí lo hay en la primera: el miedo, y en la tercera: la trascendencia), lo cual no significa que haya una serie de conceptos que conformen una totalidad que haga manifiesto el estado fallido de la sociedad moderna: corrupción, anarquía, caos, locura, azar.

La corrupción sigue siendo el villano personificado por los jefes de la mafia y al final también Harvey Dent convertido en “Dos caras”. La mafia guía su corrupción en función de términos económicos y sociales, pero la corrupción de Dent está ligada a su tragedia personal, por lo cual es mucho más profunda y compleja, pues indica que las pasiones de un hombre ordinario son más fuertes que sus convicciones y es una crítica dura a la esperanza que se forja en una figura pública, que al final, se condensa en una institución.

La figura del Joker es inaprehensible pues es el más complejo de todos los personajes de Nolan, y la mejor definición es la que él mismo da: I’m an agent of chaos. El Joker no derrota a Batman, pues está más allá de él y por lo tanto la lucha, será por el ideal que Batman no puede alcanzar: Harvey Dent. Así pues, hace manifiesto el fracaso de las funciones del Estado, destruyendo la institución que Dent representa: el ciudadano modelo. El Joker en sí constituye la desinstitucionalización del discurso narrativo en la película a partir del caos y aunque éste es un concepto constante a lo largo de la historia, como ya he dicho, no se estructura como en Batman begins o en The dark knight rises. En este sentido, es un agente del caos que sobrepasa su función como personaje para viralizar la película entera.

A diferencia de los demás personajes con los que ha combatido Batman, el Joker jamás pelea con él cuerpo a cuerpo, no al menos como ocurre con Bane o Ra’s Al Ghul, porque su importancia excede la de ser una figura de acción, éste es otro de los elementos que mantienen la cinta al margen de las otras dos. Ahora bien, uno de los momentos más memorables es cuando en la prisión confiesa ser complemento de Batman, idea que no comparto, ya que éste resulta ser un instrumento más para que el Joker desarrolle su filosofía: demostrar la decadencia de la lógica como síntoma de progreso en la sociedad moderna, volcándola en su contra. El Joker no sólo cree sino demuestra la ineficacia de la planificación a diversos niveles institucionales: policiaco, político, médico, social –donde entra Batman– e incluso también a la institución de la mafia, su propia existencia, dado que él mismo es producto de la sociedad, es una confirmación de la corrupción de las funciones que la razón debe cumplir en un sistema.

Una buena aportación de Nolan es crear un personaje que, en efecto, está avanzado en cuestión de análisis y crítica social al resto de la población, incluyendo al personaje principal: To them, you’re just a freak, like me! They need you right now, but when they don’t, they’ll cast you out, like a leper! You see, their morals, their code, it’s a bad joke… I’m not a monster. I’m just ahead of the curve.

El final, apresurado por la muerte de Ledger, le da la razón al Joker al ser Batman perseguido por los crímenes de Dent pues ya no era útil o funcional como héroe convencional, éste es el único momento de la saga en que se puede hablar de él como un anti-héroe respecto a los códigos y la moral ciudadana, que en efecto son un mal chiste: no funcionan.

La segunda crítica social en la escena de los barcos, que con un final esperanzador ya que ninguno de los barcos detona al otro, resulta inverosímil en una sociedad real en la que se busca la supervivencia personal, la ley del más fuerte. Con ésta escena desmorona el discurso planteado por el Joker y lo considero un desacierto con respecto al resto del film, pero al mismo tiempo confirma la imposición de los viejos discursos éticos y morales en sociedades disfuncionales y gastadas que se verían transformados, quizá hasta de manera positiva con la dosis de caos que imprime la fuerza del Joker.

Finalmente, Batman atrapa al Joker, asume una posición de eremita y con eso la carga social y personal del fracaso, el cual se extiende al personaje mismo, siendo eclipsado por uno mucho mejor construido con menos violencia gratuita. Aún así, es un final en el que queda dispuesta mucha expectativa gracias a esta condición de anti-héroe que, aunque efímera, resulta efectiva.

III
Batman The dark knight rises: Bane y el discurso (casi religioso) de la trascendencia

Tras la segunda entrega de Batman, The dark knigh rises, Nolan decide clausurar la saga utilizando a Bane, uno de los villanos con mayor expectativa para la audiencia por la épica escena en la que “rompe” al caballero de la noche y la introducción de la seductora Catwoman para reemplazar a la fallecida Rachel Dawes. Y qué mejor forma de cerrar que enalteciendo mediante la trascendencia a Batman, personaje que se volvió entrañable, en algunos casos, mucho más por la parafernalia a su alrededor que por su desenvolvimiento.

“Rises” es una palabra constante a lo largo del film, como una invocación casi religiosa, que a modo de repetición va tomando fuerza e incluso su significado muta. Al principio de la cinta por Bane “the fire rises” aludiendo al mal que le aguarda a ciudad Gótica, por Alfred al referirse a Bane como un hombre que emerge de las sombras, por unos prisioneros que en árabe marroquí claman “deshi basara” (he rises) alentando a Bruce Wayne a saltar para lograr escapar, y por supuesto, al final de la cinta. Esta transformación es semejante a la que atraviesa el concepto del miedo en Batman begins, con la cual Nolan cierra el ciclo fílmico con un tono de solemnidad ante la figura del héroe casi mártir.

Bane no es propiamente un villano, ya que tanto él como Thalia, son extensión del antihéroe Ra’s Al Ghul, por lo mismo, sus motivaciones no son tan complejas. Aún así, durante la primera mitad de la película vemos un Bane que resulta interesante por materializar los deseos de “La liga de las sombras” y, al menos de manera parcial, su postura es clara: desestabilizar una ciudad corrupta y por ende, decadente, decadencia que es análoga al Batman de la primera mitad de la cinta. Nos vende el discurso de erradicar un cáncer que a la larga contaminará otros núcleos sociales y lo hace volcando, con menos inteligencia y fuerza que la del Joker, los valores en turno de la sociedad: la honestidad y la transparencia, en su contra, casi con un triunfo anárquico que trae consigo la promesa de la libertad.

Durante la segunda mitad de la película, se rompe por completo el esquema de Bane al descubrirse que no es él el hijo de Ra’s Al Ghul sino Thalia y que éste, sólo colaboró por afecto hacia ella. Esta revelación hace que los personaje pierdan fuerza en una trama que se torna cursi al utilizar al amor como redención del “mal” o de un ideal que quizá vaya en contra de lo socialmente aceptable, pero que es bastante cuestionable y analizable desde afuera del universo ficcional ¿por qué? Porque como mencioné en el primer apartado, el hecho de dotar de ideales a antihéroes como Ra’s Al Ghul problematiza una cinta que pretende casi exclusivamente entretener al público.

Por otro lado, al caer estos personajes, queda al descubierto el desdoblamiento de Batman y Bruce Wayne, mismos se fundieron durante la primera cinta, curiosamente gracias a Ra’s Al Ghul. Nolan juega con el espectador en una trama que es perfectamente circular con Batman begins, no así con The dark knight, incluso en secuencias que se vuelven un guiño divertido para aquellos que han seguido de cerca la saga; la prisión alude al pozo donde cayó Bruce de niño, y con ello el triunfo del discurso de la trascendencia por encima de el del miedo: el triunfo de Bruce Wayne sobre Batman. La historia se cierra con la caída de un Bane imponente y el ascenso de un Batman inicialmente martirizado y débil en un último sacrificio para convertirse en una especie de símbolo religioso.

De este modo, queda como conclusión que el villano será siempre la corrupción y cualquier materialización de la misma, ya sea en términos económicos, políticos o en la corrupción de la moral, por ello la crítica va más en función del Estado moderno. Y aunque la saga de Nolan ha sido bien acogida, especialmente por la inserción de Robin, símbolo renovado de la esperanza que guarda por ciudad Gótica en ausencia de Batman al final del film, considero que no se puede hablar aún de un héroe que cumpla con las características de “dark knight” planteadas por el director y la parafernalia, si acaso, lo hace a nivel estético y no a nivel de construcción de personaje y profundidad psicológica. Sus momentos como anti-héroe siguen siendo frágiles y sometidos a las grandes producciones que esperan vender fe con un héroe tradicional con algunas pinceladas de realismo que siempre se agradecen. Además del harto nivel de entretenimiento, vale la pena detenerse en la crítica a las estructuras de la sociedad moderna.

Tomado de:

http://www.palabrasmalditas.net/portada/literatura/articulos/item/893-batman-sus-villanos-o-el-triunfo-de-los-viejos-discursos-en-la-sociedad-moderna



Leave a Reply